Ateísmo postulativo responsable (Max Scheler)

Print Friendly, PDF & Email

INICIO

“No puede, ni debe existir un Dios para servir de escudo a la responsabilidad, a la libertad, a la misión; en suma, al sentido de la existencia humana” (p. 77)

¿Qué somos?

Para Max Scheler el problema más apremiante de nuestra época es lograr conformar una antropología filosófica, esto es, dar una respuesta respecto a qué somos. Y aunque hoy en día, más que en cualquier otra época, el hombre se ha vuelto problemático para sí mismo (“no sabe lo que es, pero sabe que no lo sabe” (p. 10)) se encuentra en un confuso panorama de inciertas, imprecisas y múltiples opiniones y respuestas sobre lo que él es (su origen, sus fundamentos, las fuerzas que lo mueven, lo que puede hacer).

Para salir de esta confusión y enfrentar correctamente el problema, Scheler considera necesario realizar en primer lugar “una historia de la conciencia que de sí mismo ha tenido el hombre” (p. 11), esto es, de las formas en que ya se ha comprendido a sí mismo a través de la historia. De este modo, la investigación podría mantener la suficiente distancia para dialogar con estas comprensiones -que aún predominan en nuestra cultura- y así mantenerse libre del dominio inconsciente y enérgico que ejercen sobre nosotros.

Ateísmo postulativo responsable

Una de estas concepciones, la más reciente de todas [1] y de especial interés para el posicionamiento del problema antropológico, es aquella que Max Scheler llama “ateísmo postulativo de la seriedad y la responsabilidad” (p. 77).

No se trata de cualquier ateísmo, sino de uno específico, uno que orienta una mirada radicalmente distinta a la dada en periodos previos, incluso frente a otras posiciones que refutan o muestran la indemostrabilidad de la existencia de Dios. Esta diferencia clave se encuentra en que, mientras para éstas la falta de un Dios dificulta la comprensión y la guía para el ser humano, para el nuevo ateísmo dicha falta no representa nada indeseable.

En esta forma del ateísmo postulativo, la negación de un Dios no es sentida, en primer término, como descargo de la responsabilidad, ni como disminución de la independencia y libertad del hombre, sino justamente como la máxima exaltación imaginable de la responsabilidad y soberanía. (p. 80)

En efecto, la falta de un Dios que ordene el cosmos y la vida humana abre la posibilidad para cada persona o ser humano de comprenderse y guiarse desde sí mismo, liberándose de toda dirección ajena, volviéndose así creador y forjador de su propio destino.  Esta concepción fue pensada íntegramente por Nietzsche, quien llegó a comprender todas las consecuencias que implicaba la sentencia “Dios ha muerto”. Otros pensadores, como Nicolai Hartmann, recogieron esta esencia y en la misma línea mostraron que, de hecho, “toda predeterminación del futuro establecida por otro ser que no sea el hombre, anula al hombre como tal” (79). En otras palabras, todo lo que se escuda en una divinidad escapa y rehúye a la tarea y misión fundamental de dar un sentido y valor suficiente a la vida de las personas a partir de su propia libertad y responsabilidad.

Pero, por la misma razón, tampoco se trataría de desplazar ese rol ordenador y director a otras entidades que respondan por cada individuo (como, por ejemplo, una “humanidad” en sentido de un “gran ser”, o ideas metafísicas de “la evolución” o “las tendencias al progreso”, ni tampoco cierta “unidad colectiva de voluntad”). El ser humano solo y desde sí mismo -por difícil que resulte el camino sin apoyos- debe ser capaz de dar respuesta a lo que él sea y lo que deba llegar a hacer para dotar a su vida de sentido: “En gélidas soledades, y absolutamente atenida a sí misma -inderivable- yérguese la persona” (p. 81).


Notas

[1] Max Scheler describe 5 tipos ideales que aún están presentes en nuestra cultura a la hora de comprender al ser humano: clásica griega, judeo cristiana, moderna naturalista, humanidad decadente (“enferma”) y, por último, el ateísmo de tipo postulativo. Para el autor, sin embargo, su posición esencial solo aparecerá posteriormente en el desarrollo de su propia Antropología (cf. p. 17)

REFERENCIAS

La idea del hombre y la historia, Max Scheler, Editorial La Pléyade (1972)

ENLACES

Descripción sintética de los 5 tipos http://textosfil.blogspot.cl/2013/03/la-idea-del-hombre-traves-de-la.html

INICIO

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *